Inicio / Obras modernistas / Hospital de la Santa Creu i Sant Pau Recinte modernista

Hospital de la Santa Creu i Sant Pau Recinte modernista

La avenida de Gaudí nos llevará hasta el HOSPITAL DE LA SANTA CREU I SANT PAU (82) una de las instituciones más emblemáticas y arraigadas en Barcelona. Se fundó en 1401 después de las plagas de hambre y peste que se produjeron en la ciudad a finales del siglo XIV. La primera sede del Hospital fue un edificio de arquitectura gótica catalana en el centro del barrio del Raval que, con los años, se fue ampliando con otros edificios (calle Carme, 47 y calle Hospital, 56). El edificio del Eixample se comenzó a construir en 1902, según un proyecto de Lluís Domènech i Montaner, coincidiendo con la industrialización de la ciudad y con las nuevas ideas sobre higiene y salud pública aplicadas al urbanismo, promovidas por el médico Pere Felip Monlau y por urbanistas e ingenieros como Ildefons Cerdà y Pere García Faria, este último responsable del diseño de la red de alcantarillado de la Barcelona del siglo XIX. El hospital se erige en uno de los extremos del Eixample, un lugar conocido como "la montaña pelada", en terrenos adquiridos por el antiguo Hospital de la Santa Creu y ampliados gracias a una donación del banquero Pau Gil, que en su testamento dispuso que a su muerte se construyera un centro sanitario que llevase su patronímico y, por esta razón, se añadió el nombre de Sant Pau al de la Santa Creu. Las obras se iniciaron en 1902 y el rey Alfonso XIII inauguró oficialmente el nuevo centro en 1930, cuando el hospital ya había abandonado su antigua ubicación en el Raval. La obra de Lluís Domènech i Montaner está considerada como uno de los mejores conjuntos modernistas del mundo. El hospital es una auténtica ciudad, con calles, jardines y edificios. El pabellón de acceso, coronado por una esbelta torre y un reloj, cuenta con una fachada de ladrillo de cara vista que domina todo el conjunto, enriquecida con mosaicos de temas históricos y capiteles y ménsulas de piedra con forma de ángeles, unas obras sintéticas realizadas por un joven escultor, Pau Gargallo. También destacan los mosaicos de Mario Maragliano y la gran escalera y los techos, de reminiscencias islámicas. Dos cifras indican las fechas de inicio y finalización de las obras de este edificio principal (la fecha de inicio, 1905, con la letra griega alfa y, la de finalización, 1910, con la letra omega). El pabellón de entrada y los diez pabellones situados en torno a él fueron construidos directamente bajo la batuta de Domènech i Montaner y son una muestra del uso inteligente, característico del arquitecto, de la piedra, del hierro y de la cerámica. El resto de los pabellones del conjunto, como la Casa de Convalescència, son obra de Pere Domènech i Roura, hijo del arquitecto. Algunos pabellones reciben nombres de santos y santas, mientras que otros están bautizados con nombres de vírgenes. Los pabellones, rodeados de jardines, están conectados por una red de pasillos subterráneos de dos kilómetros. Domènech concibió un hospital totalmente innovador, disgregando el edificio en una serie de células, con mucha luz solar y aire fresco, en las que los enfermos y los médicos disfrutaban de un entorno natural más saludable que el del viejo hospital medieval. Uno de los pabellones, destinado actualmente a cafetería, presenta una fachada barroca insólita, la de la antigua iglesia de Santa Marta (1733), obra de Carles Grau. La fachada fue desmontada cuando se derribó la iglesia en 1909 para dejar sitio a la Via Laietana, y trasladada y colocada en la puerta de la cocina del hospital en 1928. El hospital, que ocupa una superficie equivalente a nueve manzanas del Eixample, ha sido objeto de diferentes restauraciones. Los pabellones modernistas de Sant Pau fueron declarados Monumento Histórico-Artístico en 1978 y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. El Hospital de la Santa Creu i Sant Pau inaugura su tercera sede en el siglo XXI: un edificio situado en el extremo nordeste de los terrenos, separado del recinto modernista. En lo que respecta a los pabellones modernistas, se reservan para nuevos usos relacionados con actividades de docencia, investigación y divulgación, como el Pabellón de Sant Manuel, que acoge la Casa Asia (tel. 933 680 836, www.casaasia.es ), institución pública constituida en el año 2001 con el objetivo de promover la realización de actuaciones y proyectos para impulsar la relación con Asia en los ámbitos institucional, cultural, académico y económico.



Horarios

VISITAS LIBRES
De lunes a viernes, de 10 a 14.30 h.
Fines de semana y festivos, de 10 a 17 h.
Lunes no festivos cerrado.

VISITAS GUIADAS

Únicamente los fines de semana:
Catalán: 12.30 h
Castellano: 11 h

Se pueden hacer visitas en otros idiomas, previa solicitud.

El recorrido de la visita puede variar en función de la disponibilidad de espacios.

Días de cierre: 25 de diciembre.

Días gratuitos: 23 de abril, Noche de los Museos y 24 de diciembre.


Precios y descuentos

Tarifa general
Visita libre: 15 €
Visita guiada: 20 €

Tarifa reducida
Jóvenes de 16 a 29 años, mayores de 65 años, personas con discapacidad, Tarjeta Rosa
Visita libre: 9,80 €
Visita guiada: 13,30 €; Menores de 12 años, 5 €

Visita gratuita
Menores de 12 años, persones desocupadas, titulares de la Tarjeta Rosa Gratuita

Descuento de la Ruta del Modernismo
50% sobre las dos tarifas generales (visita libre y visita guiada)

Descuento del 20%
Bus Turístic
City Tours
Carnet BCN Cultural
Carnet de Usuarios de la Red de Bibliotecas
Carnet TR3SC
Socios de Òmnium Cultural
Titulares de la tarjeta RACC Master

Grupos (por protocolo COVID serán de máximo 15 personas)
General: 250 €
Reducida (jubilados y grupos especiales): 180€
Visitas escolares: 125€

Previa reserva al tel.: 935 537 801.


Más información

Tel.: (+34) Tel.: 935 537 801.
www.santpaubarcelona.org


Entrada: esquina de las calles Sant Antoni Maria Claret y Cartagena.

Consigue la Guía de la Ruta del Modernismo de Barcelona

La Ruta del Modernismo de Barcelona es un itinerario por la Barcelona de Gaudí, Domènech i Montaner y Puig i Cadafalch, que junto con otros arquitectos hicieron de Barcelona la capital mundial del Modernismo. Con esta ruta podréis conocer a fondo impresionantes palacios, casas sorprendentes, el templo símbolo de la ciudad y un inmenso hospital, y también obras más populares y cotidianas, como farmacias, comercios, tiendas, farolas o bancos, y obras modernistas que demuestran que el Modernismo arraigó con fuerza en Barcelona y que aún hoy es un arte vivo y vivido.

La Guía de la Ruta del Modernismo de Barcelona se puede adquirir en nuestros centros del Modernismo.

Más información